· 

4 consejos para no perderte de tu propia boda


No pierdas meses de preparativos!

Celebra el día de tu boda plenamente!

 

 

 

Sabes cuál es el motivo por el que las recién casadas más se arrepienten en cuanto al día de su boda? La mayoría se lamenta de haber estado tan apuradas y no haber disfrutado de su gran día. Te sorprende? A mí no. Al trabajar seguido con los novios, me toca ver mucho más de lo que me gustaría, como se preocupan por cosas que no están en sus manos y por eso se pierden irreversiblemente de los momentos más hermosos de su vida.

 

Así que... Que es lo que puedes hacer para vivir y recordar ese día especial plenamente? Para saberlo, sigue leyendo. 

 

1. SE UNA REINAHaz todo con calma, este es tu día!

 

La verdad es que el día de la boda es el día de la novia. Claro que el novio también es muy importante, pero eres tú la que esperamos ansiosamente antes de la ceremonia, a ti te miramos durante el primer baile, a ti te envidiamos el vestido de ensueño y haber encontrado a tu príncipe azul. Tú eres el centro de atención de todos. Permítete disfrutar de estos momentos, vívelos con calma. No pienses en lo que vaya a suceder en un rato más. Lo que sea, llegará en su momento. Es el mismo consejo para el novio. Te acuerdas de cuando empezaron con los preparativos para su gran día? Exacto. Supongo que no quieres que un año de espera y planeaciones termine resumido en una sola frase: "Ni disfrutamos de nuestra boda."  

 

 

CONSEJO: Has visto a una reina apurada o que corriera para una reunión? Disfruta de cada etapa de tu boda y hazlo SIN PRISA, con la dignidad de una reina, y que el novio te acompañe. Seguro te estas preguntando cuando guardar la calma, dejar de apresurarte, si el plan del día esta hasta el tope? Es muy sencillo. Cuando veas o sepas que los invitados te están mirando, RELAJA TU PASO! Déjales admirarte y disfrutar el momento contigo como lo hiciera una reina. Ejemplos: Llegaste al lugar de la ceremonia en un auto. No te bajes de prisa. Hazlo lentamente y con gracia. No corras hacia al altar o lugar de la ceremonia, aunque el sacerdote o funcionario, o tu misma corte sean campeones de carreras a corta distancia. Déjales tomar sus lugares, camina lento, disfruta del momento, concéntrate en tus propias emociones y en el amor de tu vida que no puede dejar de mirarte. Si aplicas este consejo, te garantizo que tus fotos serán hermosas, y tus invitados estarán encantados.

 

2. NO SE DESAPAREZCAN! Compartan su alegría con los invitados.

 

Diviértanse, disfruten uno del otro y la presencia de las personas importantes para ustedes. Entiendo que no todos somos bailarines profesionales o que hasta tal vez ni nos gusta bailar, pero les aseguro que el día de la boda esto no tiene demasiada importancia. Muestren a todos lo feliz que están, lo mucho que se aman, y compartan la alegría con sus invitados. Supongo que estarás de acuerdo conmigo que no hay nada que cree un mejor ambiente de fiesta que cuando todos los presentes salen a bailar junto con los novios. Les prometo que unas de las mejores fotos que puedan tener del reportaje de su boda serán las que les muestren, a ustedes y sus invitados, mientras todos se divierten en la pista de baile. Conforme pase el tiempo, las fotos más espontaneas serán las que causarán más sonrisas y nostalgia.

 

 

CONSEJO: Pasar el tiempo separados y fuera de la pista de baile, con amigos y familia, está bien, siempre y cuando no dura demasiado y no se convierte en su pasatiempo favorito en la fiesta. Sus invitados y su fotógrafo queremos disfrutar de su presencia donde todos los puedan ver y admirar. No desaparezcan de la vista de los invitados ni uno del otro. Me imagino que no quieren que las fotos de su boda sean en su mayoría de sus invitados en vez de ustedes mismos. 

 

3. NO SE CONVIERTAN EN SUS PROPIOS WEDDING PLANNER. (Solo por hoy!)

 

Reconocen esta situación: El novio, con su hermano, durante quince minutos andan buscando a una caja de vino extraviada. O, la novia con su dama de honor tratan de averiguar que pasó con la canasta de los recuerditos para los invitados. Estos son solo ejemplos, pero seguro saben lo que quiero decir. La cantidad de cosas que hacer el día de la boda es infinita. Si están usando servicios de wedding planner, deberían estar tranquilos. De lo contrario, pidan ayuda a sus familiares o amigos. Por más que lo quieran, simplemente no podrán estar al tanto de todo lo necesario en tanto ajetreo. Hacerlas cosas con prisa y sin planes es el camino más fácil para lograr malentendidos y estrés innecesario el día de la boda. Créanme, no quieren vivir esa pesadilla en carne propia. Además, como fotógrafa, también prefiero ver a mis novios sonrientes y relajados.

 

CONSEJO: Si deciden no usar los servicios de wedding planner, con tiempo planeen y decidan quien de sus amigos o familiares estará a cargo de las diferentes actividades el día de la boda. También es una buena idea tener a una persona que coordinara todo y a todos. Es con esta persona con la que los otros ayudantes deben tratar de resolver posibles contratiempos, y no con ustedes. El papel de ustedes como organizadores del evento, debe terminar antes del día de su boda. Hagan lo posible para que el día de la boda solo sea uno para disfrutarlo.

 

4.      NUNCA PODRÁN COMPLACER A TODOS!

 

Supongo que estarán de acuerdo conmigo que organizan la boda no solo para ustedes, pero incluso más que nada para sus invitados. Durante meses afinan todos los más minúsculos detalles para que ese día el resultado sea impecable. Se imaginan a sus invitados disfrutar de todo lo que prepararon con tanto esmero para ellos. Pero la realidad es como la vida misma, habrá de todo, porque todos somos diferentes y reaccionamos de manera diferente. A veces tenemos muchas ganas de convivir, otros no tantas. Esperar que sus cien o tres cientos de invitados el mismo día estén de buenas como para divertirse puede arruinar el buen ánimo de ustedes. No lo permitan. Ustedes hicieron todo lo posible para que ese día fuera de lo más especial. Pásenla bien aunque haya alguien, incluso muy cercano, como su mamá o suegra, que este día se levantó de malas. El día de su boda no es el momento para que le hagan de psicólogo.

 

CONSEJO: Siempre habrá alguien que pueda venir a su boda con la cara de fuchi, a quien no le guste la cena, que el grupo toque demasiado bajito o demasiado fuerte, etc., así que no lo tomen personal. En vez de preocuparse, solo disfruten de la presencia de la persona en su boda. A fin de cuentas, si ustedes no fueran importantes para él o ella, no estuviera asistiendo a su boda, verdad?

 

 

 

Si planeas casarte pronto o simplemente consideras mis consejos valiosos:

comparte el post, regálame un "me gusta" o sígueme en Facebook

 

Pronto más consejos de parte de su fotografa de bodas  🌵☀😊

 

Bodas.com.mx

Baja California - México

Tijuana | Rosarito | Ensenada

mstuglikfoto@gmail.com

cel. 664 220 93 02